1 jun. 2011

Que los cuentos nunca se hacen realidad.

Aprendí que las palabras se las lleva el viento. Que no puedes fiarte de nadie, que hasta los más queridos fallan. Que dos por tres son seis por mucho que apostemos al cinco. El tiempo vuela, y no vuelve. Que el amor no son promesas, sino hechos. Que no es fácil vencer al olvido y empezar de nuevo. Que algunas personas son tu pasado, otras tu presente y seguramente muchas vayan a ser tu futuro. Sin embargo, pocas personas son tu destino. También aprendí que no puedes odiar a alguien solo por haberlo querido tanto, y que es mas bonito el recordarlo. Que duele muchísimo un ''hasta nunca y buena suerte'' que un ''paso de ti'', pero con el tiempo, llena mas. Que el para siempre siempre termina y que el nunca mas nunca se cumple. Que la gente es falsa, que todo el mundo tiene dos caras. Que el futuro no está escrito. Que hay que dar mas de lo que se recibe. Y que ilusionarse es muy malo. Que las personas cansan, y que el dinero si da la felicidad. Que no todo lo negro es oscuro. Nunca se esta del todo bien. Lo bueno de vivir es que siempre estás a tiempo de rectificar. Que los malos no son tan malos, y al fin y al cabo, los buenos no son tan buenos. Aprendí a contar a los amigos con los dedos de una mano. Que hay que hacer primero lo malo y despues lo peor, para que asi lo bueno salga mejor.

2 comentarios:

  1. Me encantó el texto, te sigoo (:
    Un besito, lindo bloog.

    ResponderEliminar
  2. "Que algunas personas son tu pasado, otras tu presente y seguramente muchas vayan a ser tu futuro. Sin embargo, pocas personas son tu destino".
    Genial :) me ha encantado.
    Tienes toda la razón. Muy pocas personas merecen que pensemos en ellas, y las que lo merecen, nunca lo forzaran ni pensaremos que es una perdida de tiempo.
    Un Besito

    ResponderEliminar