17 oct. 2011

Las cosas no se olvidan, simplemente se superan.

Soy una persona que normalmente no se arrepiente de lo que hace, nunca intento tener algo demasiado bonito con alguien por el miedo a cansarme pronto, suelo hacer daño inconscientemente por el puto miedo a perder, me cuesta muchisimo pedir perdón, de hecho nunca lo pido, tampoco suelo dar las gracias y soy consciente de que eso no esta bien. Sonrio con facilidad y no suelo tomarme casi nada enserio. Me hacen daño y hago daño porque no se lo que de verdad quiero. Me cuesta confiar en las personas y tengo mas secretos que cosas que contar. No creo que nada sea para siempre. Suelo hechar de menos constantemente, no dependo de nadie, nunca intento sustituir a nadie y mentiria si dijera que todo me va bien. No soy la persona mas perfecta del mundo de hecho no me acerco a esa perfeccion que le gusta a todo el mundo. Suelen criticarme dia a dia de hecho he llegado a acostumbrarme pero ¿sabeis que? que me es tan indiferente... las personas que mas me juzgan son las que mas tienen que callar y sí, tienen razon en eso de que debería centrarme pero tengo 16 años y mucho tiempo. De todas maneras ese no es su problema cuando tengan el valor de que no les importe el que diran, como no me importa a mi, entonces podran hablar. Hasta entonces me seguiran dando igual los comentarios y las miradas de la gente que no me conoce.



2 comentarios:

  1. Esa es la actitud, cielo :)
    Muchísimo ánimo, porque tú eres la que brilla y que les jodan a los demás. Me siento completamente identificada, ¿eh? Es como si lo hubiera escrito yo, tienes razón en todo.
    Sé muy muy fuerte, que sé que a veces parece difícil.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta entrada guapa (:
    No eres la unica que se siente asi, precioso el blog, te sigo (:

    ResponderEliminar