21 oct. 2012

Temía al dolor, pero me dí cuenta que es necesario para crecer, para hacerme fuerte.

Podrías decirme desde hace cuanto que ya no existo, podrías habérmelo dicho. Habría hecho las cosas a mi manera, sin pensar en cuanto te podría importar no tenerme cerca. Podrías haberme dicho que dejará de escribir sobre ti, que dejará de escuchar esas canciones que ahora mismo me parecen suicidas. Podría haber sido capaz de olvidar la letra de nuestra historia, la sintonia de cada mirada que sonaba en mi cabeza. Podría haber usado todo este tiempo para deshacerte de mi vida, de las huellas que sin querer formabas en mi, en cada palpito que retumbaba palabras que hoy ya están perdidas (como nosotros). Y parece que aún sigas a mi lado, que mi rutina me haga esperarte todos los días como de costumbre. Creo que una parte de mi lo único que quiere es que sigas siendo tú el que me haga daño, que si alguien tenia que hacerme daño fueras tú, que ni siquiera eso lo puede hacer otro mejor. 

1 comentario:

  1. El dolor, al igual que todo, tanto bueno como malo, te hará fuerte, de alguna manera u otra, para bien o para mal, pero te hará fuerte :)

    ResponderEliminar